Dejame tranquila, es una obra de 0,70m por 0,90m. Un desnudo de mujer que, al mismo tiempo que se exhibe, se oculta. Protege en su torsión su intimidad, mostrando sólo aquello que puede ser visto, sin dejar de enviar un mensaje de desnudez y rechazo: déjame tranquila (así como estoy). Los tonos fríos coinciden con tal mensaje.